Semblanza literaria de Arturo Cayuela Pellizzari (1851-1893)

Poeta laureado con numerosos premios nacionales e internacionales, Arturo Cayuela Pellizzari[1] (Pamplona, 1851-1893), licenciado en Filosofía y Letras, fue por los años 1872-1876 el director del Instituto de Pamplona. Colaboró en distintas publicaciones periódicas y dirigió en Pamplona la revista El Ateneo. Buena parte de su obra la componen las piezas poéticas de asunto histórico, muy semejantes —en los temas y en la propia concepción formal del género— a las de Hermilio Olóriz.

Así, en Notas y preludios (Pamplona, 1885), además de varios poemas de tono sentimental, agrupa los siguientes títulos: «La rota de Roncesvalles», obra formada por tres romances («El despertar de los bravos», «Altoviscar» y «El triunfo de la Vasconia») que había sido laureada en el Certamen del Ayuntamiento de Pamplona de 1882 y publicada ese mismo año; «Al sitio de la isla de León» (de tono patriótico nacional); y «La toma de Zaragoza. 1118 (poema)». En 1886 se premió en el mismo concurso municipal La derrota de Olast. Canto épico, y también se dio a las prensas. Más tarde reunió una serie de Cantos, romances y leyendas (Vitoria, 1889), entre los que se cuentan «La batalla de las Navas. Romance histórico. Año 1212», «La hazaña de los Donceles. Leyenda tradicional. Siglo XV» y «El paje del rey don Sancho. Leyenda del siglo XIII». En fin, más tarde apareció El paladín de las Navas (Pamplona, 1891), obra cuyo protagonista es el estellés Garci López de Lizasoain dividida, como muchos dramas románticos, en cinco partes con título independiente: «El mensaje», «La promesa», «La hazaña de Garci López», «El regreso de la hueste» y «El cumplimiento de un voto».

Como Olóriz, Cayuela Pellizzari maneja con soltura el octosílabo o el endecasílabo heroico en estas composiciones de marcado tono narrativo, aunque se nota la repetición de ciertos motivos (por ejemplo, la despedida del guerrero y su mujer, de raigambre homérica). Vemos que vuelve sobre unos mismos temas (Roncesvalles, Olast, las Navas de Tolosa…) y con una misma intención: la exaltación de los hechos gloriosos de la historia patria mostrando aquellos ejemplos en los que ha sido necesario defender la «navarridad vascónica» frente a las amenazas exteriores. En efecto, aunque Cayuela no desdeña ampliar sus miras tratando también algunos temas castellanos o españoles, la mayoría de sus obras son una llamada de atención para despertar la conciencia del pueblo navarro en un momento en que su herencia cultural y su identidad foral vuelven a estar amenazadas. En este sentido, las derrotas de personajes caracterizados como déspotas y tiranos (Carlomagno, Abderramán, etc.) se presentan como ejemplo y advertencia para posibles imitadores actuales.

Todo eso, por lo que respecta a composiciones de tema histórico en verso. Pero además, en la tercera sección del libro Cantos, romances y leyendas, titulada «Trabajos literarios», figuran tres cuentos en prosa cuya acción se traslada a la antigüedad greco-latina: «La cabaña del Tíber. Episodio de la historia romana» (Sabrunio venga a la ciudad de Alba Longa, y la muerte de su padre Mecio, asesinando al rey de Roma, Tulo Hostilio); «El sueño de la Sabina» (cuenta el asesinato de Sexto Tarquino, que forzó a Lucrecia, y de su amada Régila, suceso vaticinado por la sibila Silvia); y «Kedinna» (presenta a una joven griega así llamada que llora la muerte de su amado Eliodoro en Síbaris, defendiendo la independencia patria). Este último relato, sin apenas diálogo, presenta un tono más lírico que los dos anteriores. En conjunto, estos tres cuentos de características románticas (exotismo espacio-temporal, escenas de crímenes y venganzas asociadas a una tempestad…) resultan interesantes por su novedad dentro del panorama literario del momento en Navarra. Les une a las otras composiciones de Cayuela el tratar, en última instancia, del tema de la libertad de los pueblos, aunque con acciones referidas a otra época y a otro marco geográfico.

Por último, hay que mencionar otras obras de Cayuela Pellizzari como Últimos arpegios (1885), donde recoge dos nuevas composiciones poéticas premiadas, «La siega» y «La paz del hogar», sus novelas Los mártires de la pobreza y El cuadro de la Madonna o su biografía de Lucio Junio Moderato Columela (1888).

Portada de Lucio Junio Moderato Columela, de Cayuela Pellizzari


[1] El segundo apellido se escribe a veces Pellizari, con una sola z; pero lo transcribo con la forma más correcta, tal como figura al frente de sus libros.

Anuncios

2 pensamientos en “Semblanza literaria de Arturo Cayuela Pellizzari (1851-1893)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s