Aparición del subgénero novela histórica: el caso de España

En el caso concreto de España, lo que fue la Revolución francesa para toda Europa lo supuso el cúmulo de circunstancias de los años 30[1].

La Libertad conduciendo al pueblo, por Delacroix

En efecto, por esas fechas se alían poderosos factores de tipo político, social y cultural —cambio de régimen tras la muerte de Fernando VII, enfrentamiento civil con la primera guerra carlista, persecución de religiosos, regreso de los exiliados, tímido ascenso de la burguesía, desaparición de la censura, triunfo del Romanticismo, moda de las novelas de Scott, etc.— que facilitan la consolidación del género novelesco y, en concreto, el triunfo de la novela histórica en nuestro país.

Fernando VII, por Vicente LópezNinguna de estas circunstancias por separado puede explicar dicho fenómeno perfectamente, es decir, sin pecar de simplista; sí, en cambio, la conjunción de todas ellas[2].


[1] Cfr. Vicente Lloréns, El Romanticismo español, Madrid, Castalia, 1989, pp. 229-230.

[2] Ver para más detalles Carlos Mata Induráin, «Retrospectiva sobre la evolución de la novela histórica», en Kurt Spang, Ignacio Arellano y Carlos Mata (eds.), La novela histórica. Teoría y comentarios, Pamplona, Eunsa, 1995, pp. 13-63; 2.ª ed., Pamplona, Eunsa, 1998, pp. 11-50.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s