Lope enamorado de Lucinda: prácticas galantes

En un soneto-aniversario (un tópico usual en la poesía de tradición petrarquesca), recogido en las Rimas (1602), evoca la fecha exacta en que conoció a su nueva amada, Micaela de Luján, una víspera del día de la Asunción, esto es, un 14 de agosto, probablemente el de 1598:

Era la alegre víspera del día
que la que sin igual nació en la tierra,
de la cárcel mortal y humana guerra
para la patria celestial salía

[…]

Cuando amor me enseñó la vez primera
de Lucinda, en su sol, los ojos bellos
y me abrasó como si rayo fuera.

Dulce prisión y dulce arder por ellos,
sin duda que su fuego fue mi espera,
que con verme morir, descanso en ellos.

Al firmar sus escritos, Lope antepone a su nombre una M, inicial de Micaela, práctica galante que él mismo había explicado en su comedia El dómine Lucas:

Porque es uso en corte usado,
cuando la carta se firma,
poner antes de la firma
la letra del nombre amado.

Firma de Lope de Vega con la inicial M (de Micaela) antepuesta

O le dedica bellos sonetos como este que, impreso en las Rimas, conoce otras dos versiones, con ligeras variantes, en la comedia Los comendadores de Córdoba y en un manuscrito autógrafo de la Biblioteca Nacional:

Ya no quiero más bien que solo amaros,
ni más vida, Lucinda, que ofreceros
la que me dais cuando merezco veros,
ni ver más luz que vuestros ojos claros.

Para vivir me basta desearos;
para ser venturoso, conoceros;
para admirar el mundo, engrandeceros,
y para ser Eróstrato, abrasaros.

Erostrato

La pluma y lengua, respondiendo a coros,
quieren al cielo espléndido subiros,
donde están los espíritus más puros;

que entre tales riquezas y tesoros,
mis lágrimas, mis versos, mis suspiros
de olvido y tiempo vivirán seguros.

Anuncios

2 pensamientos en “Lope enamorado de Lucinda: prácticas galantes

  1. Bello soneto, justo comentario. La inicial de Micaela al principio de la firma de Lope sería un verdadero reto para quien tratara de identificarla desconociendo esta práctica lopesca. ¿Se trataba de una moda de la época? ¿La practicaban otros poetas? ¿Lo lleva a cabo Lope en composiciones inspiradas en otras mujeres? Por ejemplo, I, de Isabel de Urbina; E, de Elena de Osorio; J, de Juana de Guardo. Podría confundirse con la M de Marta de Nevares…
    Un Lope transido de amor, una especie de contraseña que sólo él y Micaela conocerían. ¿Qué fue de Micaela en los años siguientes, tras el nacimiento de los hijos. ¿Murió? ¿Se diluyó simplemente en la nada? Quizás Carlos Mata I. podría esclarecer mi ignorancia.
    ¿ Acaso la esposa legítima, Juana, le habría podido inspirar tan amoroso detalle?
    Margarita Peña
    UNAM, MÉXICO

    • Muchas gracias, Margarita, por tus palabras. En días sucesivos vamos a ir viendo cómo Lope, por estos años, tiene que mantener dos hogares, dos familias: la legítima, con su esposa Juana; y la adúltera, con Micaela… El Fénix va a llevar todo este tiempo una “doble vida” y, como bien sabes, le irán naciendo hijos de ambas mujeres. En fin, todo esto irá saliendo en próximas entradas del blog… Un gran abrazo desde Pamplona.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s