Cervantes ante la novela picaresca

Para comprender mejor este proceso magistralmente culminado por Cervantes, debemos considerar con especial detenimiento el caso de la novela picaresca, que supuso un importante paso hacia la definición de este nuevo modo de novelar[1]. La mayor innovación de la picaresca radicaba en el hecho de aportar una perspectiva realista al relato. En estas obras el pícaro cuenta su vida él mismo, es decir, sin intermediarios. La condición de protagonista se la otorga el hecho de haber vivido unas andanzas que él considera que tiene la autoridad de contar, desde su propia perspectiva y con su voz propia. En este sentido, el pícaro se opone al protagonista heroico e idealizado de las novelas de caballerías, de las pastoriles, etc., porque es un antihéroe, un personaje con una genealogía ruin, que además refiere su historia en primera persona.

Por otro lado, las novelas picarescas introducen un ambiente costumbrista, cercano al lector, con la incorporación, desde el punto de vista lingüístico, del habla popular, de las expresiones coloquiales, junto con diversos aspectos de la problemática social (entre los que destaca el tema de la mendicidad o el deseo de ascenso en la escala social).

La pícara Justina, de López de Úbeda

Pues bien, el Quijote incorpora ciertos elementos del realismo propio del género picaresco, pero el resultado final es algo completamente distinto. Hay, en efecto, una diferencia básica, que ha destacado Riley: la picaresca no parodiaba las formas literarias anteriores, sino que hacía sátira social; en cambio, uno de los objetivos narrativos del Quijote es parodiar los géneros preexistentes, y en particular los libros de caballerías. Pero esta es cuestión que requiere algunas entradas aparte.


[1] Reproduzco aquí, con ligeros retoques, el texto de Mariela Insúa Cereceda y Carlos Mata Induráin, El Quijote. Miguel de Cervantes [guía de lectura del Quijote], Pamplona, Cénlit Ediciones, 2006.

Anuncios

2 pensamientos en “Cervantes ante la novela picaresca

  1. Buenas tardes,
    he llegado a su página por casualidad, buscando la manera de explicar por qué “El Quijote” no pertenece a la novela picaresca.
    Soy profesor de Lengua y Literatura Españolas en Eslovaquia, y aquí se clasifica la novela de Cervantes como “pikareskný román”, es decir, “novela picaresca”. Por lo que yo sé, la picaresca tiene por protagonista a un pícaro (de ahí su nombre), persona de clase social baja que lucha por sobrevivir y mejorar, que nos cuenta su vida en primera persona y que se ve obligado (aprende) a mentir y robar para poder comer. Esto es sólo una pequeña parte de la idea que tengo yo de picaresca (siendo el Lazarillo el mejor ejemplo), y por tanto no coincide en absoluto con la obra de Cervantes. Aún así, mis compañeras eslovacas insisten en defender que la novela del Quijote es picaresca y que no les he dado ninguna razón para que piensen lo contrario.
    Siendo como es usted especialista en el Siglo de Oro, ¿me podría sacar de dudas, y llegado el caso, dar algunas razones de peso que pudiera compartir con mis compañeras?
    Muchísimas gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s