Rasgos estructurales del «Quijote» de 1615 y diferencias con la Primera Parte

Rasgos estructurales sobresalientes[1] de la II Parte del Quijote son: 1) la imbricación de sus diversos elementos compositivos (proliferación de hechos enlazados, «enhilados», igual que los refranes de Sancho o las sentencias de don Quijote); 2) la morosidad narrativa o tempo lento (un ejemplo de ello lo tenemos en los siete capítulos de preparación para la nueva salida, a diferencia de lo ocurrido con la primera, cuyos preparativos se habían contado sintéticamente en un solo capítulo; la sensación de morosidad aumenta también por las abundantes digresiones que se introducen); y 3) la focalización narrativa móvil (circunstancia que se produce cuando don Quijote y Sancho se separan y el narrador sigue alternativamente a uno y a otro, fundamentalmente cuando Sancho va al gobierno de Barataria y don Quijote queda en la Corte ducal).

¿Qué otras diferencias existen entre el Quijote de 1605 y el de 1615? Una diferencia esencial es el cambio de percepción de la realidad que vive el protagonista: ahora don Quijote ya no confunde las apariencias con la realidad. En 1605, él deformaba la realidad para adaptarla a su fantasía caballeresca, mientras que, en 1615, otros manejan la realidad a su antojo y le hacen ver lo que no hay. Don Quijote duda ahora y cuestiona la realidad, sobre todo tras la angustiosa experiencia vivida en la cueva de Montesinos.

Don Quijote bajando a  la cueva de Montesinos, de Juan Martínez

Su comportamiento tiende cada vez más a la pasividad, y de aquí surge su decepción y su progresiva “melancolía”. En la I Parte, la vida se le presentaba como una aventura y su actuación era un continuo enfrentamiento voluntario y heroico con la realidad: «Yo sé quién soy», afirma rotundo don Quijote al labrador vecino de su lugar (I, 5, p. 73). En cambio, en la II Parte la vida se concibe como burla, representación y caricatura, lo que provoca la irritación, el cansancio y el desengaño final del héroe: «Yo no puedo más», dirá tras la fracasada aventura del barco encantado (II, 29, p. 874).Otro aspecto que demuestra la falta de confianza en sí mismo de don Quijote es su creencia en agüeros (por ejemplo, los diversos sonidos de animales que oye al salir hacia el Toboso, «todo lo cual tuvo el enamorado caballero a mal agüero», II, 9, p. 695).


[1] Reproduzco aquí, con ligeros retoques, el texto de Mariela Insúa Cereceda y Carlos Mata Induráin, El Quijote. Miguel de Cervantes [guía de lectura del Quijote], Pamplona, Cénlit Ediciones, 2006. Las citas del Quijote corresponden a la edición del Instituto Cervantes dirigida por Francisco Rico, Barcelona, Editorial Crítica, 1998.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s