Los personajes femeninos del «Quijote»

El universo de personajes femeninos en el Quijote está constituido por una serie de tipos, muchos de los cuales provienen de géneros precedentes (la novela de caballerías, la de aventuras sentimentales, la morisca, el romancero, la poesía petrarquista, etc.)[1]. Sin embargo, en la novela cervantina los tipos dejan de ser simples imitaciones sin vida ya que adquieren rasgos definitorios y sello de humanidad. Las mujeres del Quijote, en efecto, van más allá de la tipicidad: son mujeres de carne y hueso, cada una con un conflicto personal profundamente humano, cada una con sus pasiones, anhelos, dolores…

Dulcinea

En general, el Quijote nos transmite una visión positiva de la mujer, y las historias amorosas que se exponen suelen tener un final feliz (tras vivir, eso sí, los enamorados un largo y doloroso proceso de pruebas). Los personajes femeninos presentes en la obra de Cervantes forman un mosaico amplio de clases sociales: mujeres que van desde las «mozas del partido» de la venta donde será armado caballero don Quijote hasta la ideal Dulcinea del Toboso, modelo de amada platónica, pasando por la esperpéntica pero bondadosa Maritornes, las pastoras Marcela y Leandra, la morisca Zoraida, la Duquesa y las damas de su Corte como Altisidora, la «sin par» Teresa Panza, las damas barcelonesas, etc., etc. En suma, como se ha dicho alguna vez, hay en el Quijote mujeres con aroma a incienso y mujeres que huelen a ajos, cortesanas (en los dos sentidos de la palabra), labradoras, aventureras, mujeres de su hogar, etc.

Maritornes

Cervantes nos transmite en sus obras acabados retratos femeninos, y esto, su acertada percepción del mundo de las mujeres, se ha explicado a veces considerando la importancia que tuvieron en su vida, tanto su madre y sus hermanas como las mujeres que amó. Si bien el entorno vital del escritor fue durante mucho tiempo predominantemente masculino (milicia, cautiverio en Argel, vida trashumante como alcabalero real…), su biografía está también marcada por notables presencias femeninas: su madre, que le animó a frecuentar los libros; su esposa Catalina de Salazar, con la que casa en 1584, sin que al parecer llegaran a formar un matrimonio muy feliz; su amante Ana Franca; su hija natural, Isabel; sus hermanas y sobrina, apodadas despectivamente «las Cervantas», etc. Como indica Héctor Márquez, no hay un personaje femenino de la vida real de Cervantes que se pueda relacionar directamente con el Quijote; sin embargo, su experiencia vital y su conocimiento de los diferentes estratos de la sociedad se dejan notar claramente en la caracterización de todos sus personajes.


[1] Reproduzco aquí, con ligeros retoques, el texto de Mariela Insúa Cereceda y Carlos Mata Induráin, El Quijote. Miguel de Cervantes [guía de lectura del Quijote], Pamplona, Cénlit Ediciones, 2006. Ver Héctor Márquez, La representación de los personajes femeninos en el «Quijote», Madrid, Porrúa, 1990.

Anuncios

3 pensamientos en “Los personajes femeninos del «Quijote»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s