Recursos de intriga en la novela histórica romántica española

El novelista histórico echa mano de todo tipo de lances y peripecias para provocar sorpresa y mantener despierta la atención del lector[1] y, así, encontraremos en las páginas de estas novelas desafíos y duelos, torneos, juicios de Dios, combates singulares, batallas, asaltos a castillos, amores clandestinos, enfrentamientos entre padres e hijos, raptos, cuchilladas, ejecuciones, fiestas de toros, cañas y sortijas, zambras, bailes, banquetes, descripciones de armas, vestidos y objetos lujosos, enfrentamientos raciales, persecuciones religiosas, bandidos y salteadores, votos y juramentos, superstición, hechicerías, magia, agüeros, pasiones violentas, conspiraciones, intrigas palaciegas, venganzas, embozados e incógnitos[2], etc. etc.

Torneo

Hay también cierto regusto por algunos elementos de misterio y truculencia propios de la novela gótica o de terror: fantasmas, lúgubres visiones, espectros, sombras, voces misteriosas, gritos terroríficos, tétricos calabozos, extraños murmullos, celdas solitarias, castillos aislados, oscuros pasadizos subterráneos, esqueletos, cabezas cortadas, puertas simuladas que se abren con resortes secretos, instrumentos de tortura, pócimas y bebedizos, pomos de veneno…

Calabozo

En ocasiones entran también en las novelas algunas dosis de violencia y crueldad[3]; el ejemplo más significativo podría ser la muerte en Sancho Saldaña de Zacarías que, atado a un árbol, es atacado primero por un perro azuzado por los bandidos para recibir después un hachazo del Velludo en la cabeza. Tremendista es también el cuadro del cadáver de Anselma siendo picado por las aves de rapiña en Gómez Arias[4]. O estas dos descripciones de un campo de batalla después del combate:

Cráneos rotos, miembros destrozados, armas abandonadas, moribundos retorciéndose entre las angustias de la muerte, heridos aplastados bajo el peso de una legión o bajo los pies de los caballos, cadáveres mutilados esparcidos acá y acullá, eran los despojos de aquel cuadro horrible que presentaba la campiña cubierta de restos humanos (Los caballeros de Játiva, pp. 178-179).

El sol del mediodía caldea el ambiente; el suelo, calcinado, se desmigaja en tenues partículas de polvo; la sangre, rápidamente absorbida y evaporada, comunica a la tierra el color rojizo parduzco de los yacimientos de hierro. El aspecto del campo de batalla es espantoso; las heridas atroces: cráneos abiertos, miembros separados del tronco, pechos y vientres rasgados; vísceras y entrañas esparcidas y espachurradas, escorriendo sangre como esponjas embebidas; los pies resbalan en despojos fríos y pegajosos, en nauseabundas mucosidades; los cadáveres, trágicos, contraídos y convulsionados, parece como que maldicen y amenazan (Don García Almorabid, p. 233)[5].


[1] No estará de más recordar estas palabras de Alberto Lista: «Dos son los elementos esenciales de la novela, sea cual fuere su clase, el interés y lo maravilloso. Entendemos por maravilloso no solo la intervención de los seres sobrenaturales, como los dioses de la antigua mitología, o los magos y hechiceros de la edad media, sino también las coincidencias extraordinarias, las aventuras no comunes, los lances apurados, los grandes peligros evitados por felices circunstancias, en fin, todos los incidentes que sin necesidad de recurrir a la acción del cielo son, aunque naturales, muy raros. Sin interés y sin maravilloso no hay novela» (Ensayos literarios y críticos, Sevilla, Calvo-Rubio, 1844, I, p. 155).

[2] Algunos de estos recursos los estudia Guillermo Zellers en «Influencia de Walter Scott en España», Revista de Filología Española, XVIII, 1931, pp. 149-162. Al final, concluye: «En resumen, aunque los recursos de técnica manejados por Walter Scott tengan un origen más remoto y fueran empleados en España con anterioridad es muy probable que el hecho de hallarlos en novelas del período romántico español se deba a directa e inmediata influencia del gran novelista inglés» (p. 160).

[3] Justificada a veces por el carácter rudo de la Edad Media; después de mencionar la decapitación de ocho prisioneros moros, el narrador de Los caballeros de Játiva apostilla: «Horrible crueldad de aquellas edades de hierro y de sangre…» (p. 291).

[4] Ver también El templario y la villana, pp. 69-70.

[5] Remito para más detalles a Carlos Mata Induráin, «Estructuras y técnicas narrativas de la novela histórica romántica española (1830-1870)», en Kurt Spang, Ignacio Arellano y Carlos Mata (eds.), La novela histórica. Teoría y comentarios, Pamplona, Eunsa, 1995, pp. 145-198; 2.ª ed., Pamplona, Eunsa, 1998, pp. 113-151.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s