«La posada del Arenal» de Eduardo Galán y Javier Garcimartín (1)

La posada del Arenal, de Eduardo Galán y Javier GarcimartínEsta obra escrita en colaboración por Eduardo Galán y Javier Garcimartín fue estrenada el 16 de septiembre de 1990 en el Teatro Cervantes de Alcalá de Henares[1]. La introducción de José María Torrijos a la edición del texto, «Una posada del Madrid eterno» (pp. 9-11), pone de relieve que la codicia humana es la clave de este «disparatado y divertido juguete». Se trata, en efecto, de una pieza de enredo (de «enredo amoroso y mercantil» habla Luzmán al dirigirse al público en la p. 15) que constituye, a su vez, un bello homenaje a nuestra comedia aurisecular.

La pieza está ambientada en el siglo XVII, pero no posee el calado histórico de La amiga del Rey porque aquí la intención de los autores es otra: divertir al espectador con una pieza cómica. Así pues, La posada del Arenal no es, en sentido estricto, una obra de teatro histórico: se trata, más bien, de una comedia humorística que, partiendo de situaciones y sentimientos contemporáneos, se ubica en una época pasada. Los personajes, bien caracterizados, responden a patrones de la literatura de nuestro Siglo de Oro (sobre todo el criado Luzmán, que recuerda al clásico «gracioso»; el viejo verde y avaro don Lope; el fanfarrón Zósimo, que tiene como modelos más preclaros a los valentones de las jácaras y la literatura picaresca; o el estudiante sevillano Mateo, de idéntica prosapia literaria), pero el tema tratado, la sátira de la codicia humana, alcanza resonancia y validez universales.

Todos los personajes se guían por su deseo de obtener dinero, y varias de sus réplicas ponen de manifiesto la importancia que le conceden en su escala de valores. Así, don Lope dirá: «El placer es efímero; la dicha es poseer sin límites» (p. 26), aunque luego añada, hipócrita, que «la codicia no es buena consejera» (p. 42; pero cuando se trata, claro, de la codicia de otros personajes); Zósimo reconoce que «por dinero se mueve el mundo» (p. 61), Mateo asegura que «lo importante es el oro» (p. 82), y Casilda declara: «Al fin y al cabo, el oro es mi único amor» (p. 87). Al final, todos ellos quedarán burlados, pues el baúl con el preciado oro que perseguían va a parar, por equivocación del criado Luzmán, a las aguas del Manzanares, sin posibilidad de ser recuperado[2].


[1] Eduardo Galán y Javier Garcimartín, La posada del Arenal, Madrid, Sociedad General de Autores de España, 1994.

[2] Ver para más detalles Carlos Mata Induráin, «Los dramas históricos de Eduardo Galán: La posada del Arenal y La amiga del Rey», en José Romera Castillo y Francisco Gutiérrez Carbajo (eds.), Teatro histórico (1975-1998): textos y representaciones. Actas del VIII Seminario Internacional del Instituto de Semiótica Literaria, Teatral y Nuevas Tecnologías de la UNED (Cuenca, UIMP, 25-28 de junio, 1998), Madrid, Visor Libros, 1999, pp. 339-351.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s