«La posada del Arenal» de Eduardo Galán y Javier Garcimartín (2)

BaúlesLa trama de La posada del Arenal, obra escrita de forma conjunta por de Eduardo Galán y Javier Garcimartín, se sostiene en una serie de equívocos de identidades (Mateo se disfraza de Casilda y Beatriz finge ser Francisco) y en la confusión de tres baúles, uno que contiene el dinero, otro en el que Francisco se finge muerto y otro con el equipaje de Beatriz. El criado Luzmán creerá que Francisco ha sido asesinado por Zósimo, y luego, al encontrarlo vivo, dará en imaginar que ha resucitado y que la posada está endemoniada y habitada por espectros. Mateo se asustará al pensar que se ha enamorado de un hombre (en realidad, ha quedado prendado de Beatriz, que se ha vestido como Francisco). Esta circunstancia permite la introducción de constantes réplicas humorísticas; así, por ejemplo, cuando Mateo descubra la verdad al soltarse la dama el cabello, comentará aliviado: «¡Qué angustia! Llegué a pensar que era maricón» (p. 70)[1].

En este juego consistente en dosificar la información, el espectador siempre sabe más que los personajes que están sobre las tablas. De forma similar, Beatriz creerá arder en deseos por una mujer, Casilda (que, como sabemos, es Mateo). Al final, todos estos malentendidos y engaños se aclaran, como explicita Luzmán: «Entre unos y otros lograron confundirme. Que vuestras mercedes no han hecho más que engañarse y engañarme para conseguir en su provecho la fortuna que no merecían» (p. 93). En efecto, a lo largo de la representación la posada se ha transformado en un escenario cuasi-mágico donde todos los enredos, trampas y confusiones resultaban factibles: «En esta posada, Luzmán, todo es posible», afirma Francisco (p. 64); «esta posada parece un laberinto», subraya Mateo (p. 86).


[1] Cito por Eduardo Galán y Javier Garcimartín, La posada del Arenal, Madrid, Sociedad General de Autores de España, 1994. Ver para más detalles Carlos Mata Induráin, «Los dramas históricos de Eduardo Galán: La posada del Arenal y La amiga del Rey», en José Romera Castillo y Francisco Gutiérrez Carbajo (eds.), Teatro histórico (1975-1998): textos y representaciones. Actas del VIII Seminario Internacional del Instituto de Semiótica Literaria, Teatral y Nuevas Tecnologías de la UNED (Cuenca, UIMP, 25-28 de junio, 1998), Madrid, Visor Libros, 1999, pp. 339-351.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s