Don García Hurtado de Mendoza en «El gobernador prudente» de Gaspar de Ávila (y 14)

Como hemos podido apreciar a lo largo de sucesivas entradas, en esta comedia de El gobernador prudente de Gaspar de Ávila, que forma parte de la campaña de propaganda impulsada por la familia Hurtado de Mendoza (primero por el propio don García y, tras su muerte, por su hijo), destacan varios elementos: en primer lugar, el retrato del personaje —ya desde el título— como buen gobernante que, pese a su mocedad, actúa con prudencia, justicia, sabiduría, modestia y humildad[1]. En segundo término, encontramos la faceta bélica: los elogios de propios y extraños, españoles y araucanos, destacan continuamente su valor personal y sus dotes de mando militar, al tiempo que se pone de manifiesto su astucia, su sagacidad para descubrir el ardid de los araucanos (la falsa embajada de paz de Colocolo).

Don García Hurtado de Mendoza

En este retrato cobran importancia igualmente los elementos relacionados con la religión (don García es piadoso, actúa como un catequista con los indios y, al final, acaba equiparado a un santo). En suma, en esta obra panegírica de Gaspar de Ávila don García Hurtado de Mendoza es un personaje modélico y todas sus palabras y acciones conforman un compendio del buen gobernante. Diestro en armas y letras, este don García / San García es, como dijera Colocolo y recoge Bocafría en el ultílogo, el «piadoso vencedor» y el «gobernador prudente»[2].


[1] Esta entrada forma parte del Proyecto «Autoridad y poder en el teatro del Siglo de Oro. Estrategias, géneros, imágenes en la primera globalización» del Ministerio de Economía y Competitividad del Gobierno de España (FFI2014-52007-P).

[2] Para más detalles sobre la comedia que nos ocupa ahora, ver Carlos Mata Induráin, «Del panegírico a la hagiografía: don García Hurtado de Mendoza en El gobernador prudente de Gaspar de Ávila», Hispanófila, 171, junio de 2014, pp. 113-137.

Anuncios

La justificación de la conquista de América en «El gobernador prudente» de Gaspar de Ávila (y 2)

Pero, sobre todo, la justificación de la conquista de Arauco —por extensión de América— en virtud de la extensión de la fe católica aparece explícitamente en un par de pasajes muy significativos en los que don García debate con Colocolo, primero, y con Caupolicán después[1]. En efecto, importantísima es la escena de la (falsa) embajada de paz de Colocolo. Don García muestra su deseo de que el más anciano del Estado araucano conozca su «ciego error» y reciba la luz de la fe (vv. 1614b-1617)[2]. Colocolo protesta con estas palabras:

Y pues está en opinión
de sabio tu corazón,
que le dais juzga prudente
a nuestro espíritu ardiente
culto de otra religión,
cuando es ya rigor impío
obedecer mandamientos
de estranjero señorío,
que siempre han de estar exemptos
los actos del albedrío (vv. 1624-1633).

El venerable araucano pregunta directamente a don García cuáles son los argumentos que pueden justificar el dominio de los españoles. ¿Más valor en la guerra? Pero los araucanos los han derrotado algunas veces. ¿Un alma superior? Pero todos, españoles y araucanos, tienen almas inmortales. Don García, tras reconocer la prudencia del anciano representante Arauco, pleno de experiencia, razona que la justicia de los españoles es evidente. Este pasaje es muy interesante en tanto en cuanto escenifica esa especie de «debate legal» para justificar la jurisdicción española sobre el territorio chileno. Sabe don García que los araucanos están enojados por los tributos excesivos; pero él les aliviará esa carga. Y defiende el justo derecho del monarca español sobre aquellas tierras porque el Papa y el rey son inmediatos de Dios en la tierra. Añade que fundará seminarios religiosos para enseñarles la doctrina cristiana:

Y así, os pretendo fundar
seminarios religiosos
donde os puedan enseñar
con preceptos amorosos
la ley que habéis de guardar (vv. 1695-1698).

Reconoce también que españoles y araucanos son iguales en ser mortales, pero la fe católica es sin duda superior a la indígena. En fin, el gobernador deja claro que cumplirá con su honor, matando o muriendo. Colocolo, tras afirmar que queda convencido «en parte» (v. 1719), dice que hablará con los suyos y le pide que, mientras tanto, suspenda el rigor de su acero. En aparte, añade este elogio de don García (Colocolo cree que lo ha engañado con su táctica dilatoria, mientras se preparan mejor para la guerra):

(¡Qué bondad
y qué valor! No creyera
tal ser de tan poca edad;
pero en la reportación
tiene puesto el corazón
y le falta en lo advertido,
que aunque sabe, no ha sabido
conocerme la intención.) (vv. 1726b-1733).

Moisés R. Castillo ha destacado la importancia de esta escena:

lo que merece una atención especial es la reveladora entrevista entre Colocolo y don García al final del segundo acto, dada la calidad de los argumentos que se esgrimen. Por primera vez en estas comedias, dos personalidades, un español y un indio, tienen una entrevista donde relajadamente sentados debaten críticamente el actuar de ambos[3].

Y más adelante añade:

La explicitación de este discurso apologético-moralizante, sin duda, tendría un potente poder adoctrinador en el auditorio. Por eso es conveniente recalcar que el propósito de la obra de Ávila consiste en sacar a nueva luz lo sabio de las medidas de don García, que no sólo atajan los excesos de los peninsulares, sino que traen el «mejor y más pío gobierno» al territorio mapuche[4].

Un pasaje con función semejante lo tenemos en la escena del acto tercero en que se enfrentan en combate don García y Caupolicán. También aquí se produce un intercambio de pareceres sobre la justicia del dominio que ejerce en aquellas tierras el rey de España:

CAUPOLICÁN.- ¿En qué se funda quisiera
saber esta acción primera
del dominio de tu rey?

DON GARCÍA.- En instruiros la ley
de Dios, que es la verdadera (vv. 1998-2002).

Como vemos, de nuevo la conquista se justifica por motivos religiosos: la extensión de la fe católica. Aquí la escena no alcanza mayor desarrollo; simplemente, Caupolicán reconoce el valor de don García, antes de volver a pelear con él:

Si presumes blandamente,
con arrogancia peleas:
no me espanto que mi gente
huya acobardadamente,
ni que haya rey que se atreva
a introducción de ley nueva
con vasallo tan valiente (vv. 2006-2012).

La muerte de Caupolicán

El gobernador prudente se remata, como ya he señalado, con el bautismo de dos de los personajes «catequizados» por don García. Castillo valora así este final, en el que Caupolicán muere (pero con la garantía de salvación para su alma) y Guacolda pide profesar como religiosa:

De esta forma, los dos personajes que en el primer acto mostraban más inquina contra los peninsulares acaban de muy diverso modo: Caupolicán arrepentido, bautizado y muerto, sujeto de cruel, pero «necesario» y pío, ejemplo de la violencia española; y Guacolda monja y rezando por la victoria de los españoles, reflejo del poder del adoctrinamiento y de la excelsa labor de los españoles en Indias[5].


[1] Esta entrada forma parte del Proyecto «Autoridad y poder en el teatro del Siglo de Oro. Estrategias, géneros, imágenes en la primera globalización» del Ministerio de Economía y Competitividad del Gobierno de España (FFI2014-52007-P).

[2] Cito por Gaspar de Ávila, El gobernador prudente / The Prudent Governor, ed. de Patricio Lerzundi, Lewiston / Queenston / Lampeter, The Edwin Mellen Press, 2009, con ligeros retoques en la puntuación. Para más detalles sobre la comedia, ver Carlos Mata Induráin, «Del panegírico a la hagiografía: don García Hurtado de Mendoza en El gobernador prudente de Gaspar de Ávila», Hispanófila, 171, junio de 2014, pp. 113-137.

[3] Moisés R. Castillo, Indios en escena: la representación del amerindio en el teatro del Siglo de Oro, West Lafayette (Indiana), Purdue University Press, 2009, p. 100.

[4] Castillo, Indios en escena…, pp. 101-102.

[5] Castillo, Indios en escena…, p. 106.

La justificación de la conquista de América en «El gobernador prudente» de Gaspar de Ávila (1)

En esta comedia encontramos planteada la justificación de la conquista de América por motivos religiosos. Un leit motiv repetido a lo largo de la pieza es la idea de que, para don García, resulta mucho más importante la conquista espiritual que la territorial, es decir, el ganar las almas que el someter los cuerpos y las vidas.

Indios mapuches rezando a la Virgen María

Es más, don García actúa como un verdadero catequista que quiere enseñar a Colocolo y a Guacolda la falsedad de sus ídolos y la existencia de un Dios verdadero. En efecto, cuando Guacolda pide a los españoles que le den muerte, don García le responde que la confunde «la ciega idolatría / de tu torpe entendimiento» (vv. 2224-2225), y trata de aleccionarla con estas palabras:

Demonios son vuestros dioses
y con engañoso intento,
por asegurar las almas,
os lisonjean los hechos.
Solamente nuestro Dios
es, Guacolda, el verdadero,
y el que nos hizo de nada,
estando siempre en sí mesmo.
Y si por aquí hay alguno
de los tuyos, verás presto
comprobada esta verdad
con fáciles argumentos (vv. 2230-2241).

Y cuando Guacolda presa comenta su deseo de consultar con el dios que anunció la llegada del español, su «Eponamón supremo» (v. 2251), que suele contestar a las preguntas que se le hacen, don García la anima a ello, pero antes le entrega un Agnus Dei con una astilla de la Cruz de Cristo. Señala la acotación tras el v. 2257: «Ábrese la peña, salen muchas llamas de fuego y humo», y de dentro de la peña se oye a Eponamón decir: «Reniego de su poder» (v. 2258). Don García la convence de que se trata de un espíritu blasfemo[4] y Guacolda pide que se la admita en la ley del evangelio a través del bautismo. La alegría de don García es grande, pues convertir a un infiel le parece la victoria más honrosa de todas:

Y este sí es glorioso triunfo,
que en más estimo, más precio
darle a Dios un alma sola
que a mi rey un mundo entero (vv. 2282-2285).

En efecto, el bautizo de Guacolda con el nombre de María se celebra hacia el final de la pieza, momento en que don García insiste en que «el darle [a Dios] un alma / es el triunfo verdadero» (vv. 2554-2555), al tiempo que don Felipe reconoce que esa es «Digna acción de tu saber» (v. 2560).


[1] Esta entrada forma parte del Proyecto «Autoridad y poder en el teatro del Siglo de Oro. Estrategias, géneros, imágenes en la primera globalización» del Ministerio de Economía y Competitividad del Gobierno de España (FFI2014-52007-P).

[2] Ver sobre esta cuestión Alberto Pérez-Amador Adam, De legitimatione imperii Indiae Occidentalis. La vindicación de la Empresa Americana en el discurso jurídico y teológico de las letras de los Siglos de Oro en España y los virreinatos americanos, Madrid / Frankfurt am Main, Iberoamericana / Vervuert, 2011 (para el teatro, pp. 319-403).

[3] Cito por Gaspar de Ávila, El gobernador prudente / The Prudent Governor, ed. de Patricio Lerzundi, Lewiston / Queenston / Lampeter, The Edwin Mellen Press, 2009, con ligeros retoques en la puntuación. Para más detalles sobre la comedia, ver Carlos Mata Induráin, «Del panegírico a la hagiografía: don García Hurtado de Mendoza en El gobernador prudente de Gaspar de Ávila», Hispanófila, 171, junio de 2014, pp. 113-137.

[4] El contrapunto humorístico lo pone el chiste de Bocafría, que equipara al dios con un sodomita: «Bocafría.- Este ídolo es nefando, / a pagar de mi dinero. / Don Felipe.- ¿Por qué? Bocafría.- Huele a chamusquina, / y paga el delito en fuego» (vv. 2262-2265).

Don García Hurtado de Mendoza en «El gobernador prudente» de Gaspar de Ávila (13)

El elemento religioso constituye un aspecto muy destacado en el desarrollo de esta comedia[1]. Algunos detalles nos han ido apareciendo ya en entradas anteriores, pero los sintetizaré ahora recordando las escenas y los motivos esenciales. Un aspecto destacado es la piedad religiosa de don García. Ya comenté la escena en la que se tumba en el suelo al paso del Santísimo Sacramento, que sirve para poner de relieve la piedad y la humildad del gobernador, y que —en esta comedia— va imbricada con el acto gubernativo de la detención de Villagrán. Otro detalle de ese comportamiento piadoso: cuando los indios se ofrecen a poblar algunas ciudades que han quedado deshabitadas por la guerra, don García decide que la primera ha de ser la Concepción, «porque tenga preeminencia / por el nombre, como es justo» (vv. 2476-2477)[2].

Arauco domado, de Pedro de Oña

Otro detalle que merece comentario es la denominación de San García que se aplica al personaje: cuando quedan derrotados los araucanos, los demás indios que les seguían en la rebelión acuden en masa a someterse a los españoles, momento en que comenta Bocafría: «Dicen que eres San García / y que te quieren besar / los pies» (vv. 2371-2373a). Como anota Patricio Lerzundi, esta denominación de San García estaba ya en el exordio del Arauco domado de Oña («¡oh, sublime garza Sant García!»). Y es ahora cuando parece cobrar más sentido la alusión al Flos Sanctorum de Villegas: podríamos decir que del panegírico hemos pasado definitivamente a la hagiografía; don García se ha convertido ya en San García.


[1] Esta entrada forma parte del Proyecto «Autoridad y poder en el teatro del Siglo de Oro. Estrategias, géneros, imágenes en la primera globalización» del Ministerio de Economía y Competitividad del Gobierno de España (FFI2014-52007-P).

[2] Cito por Gaspar de Ávila, El gobernador prudente / The Prudent Governor, ed. de Patricio Lerzundi, Lewiston / Queenston / Lampeter, The Edwin Mellen Press, 2009, con ligeros retoques en la puntuación. Para más detalles sobre la comedia, ver Carlos Mata Induráin, «Del panegírico a la hagiografía: don García Hurtado de Mendoza en El gobernador prudente de Gaspar de Ávila», Hispanófila, 171, junio de 2014, pp. 113-137.

Don García Hurtado de Mendoza en «El gobernador prudente» de Gaspar de Ávila (12)

Solo queda una coda final, que es el bautismo y muerte de Caupolicán[1]. Aquí el episodio tiene una importancia secundaria frente a lo que sucede, por ejemplo, en Arauco domado de Lope y además presenta variantes significativas[2]: en efecto, la orden de matar al toqui no la da aquí don García sino Reinoso, sobrino de Valdivia, que ha mandado empalarlo (se muestra una apariencia: «Corra una cortina y muéstrelo empalado», acot. tras el v. 2710)[3]. Don García se enfada ante esta cruel ejecución: «¡Por vida del rey, tirano, / que estoy por darte la muerte / por hecho tan inhumano!» (vv. 2711-2713), apostrofa a Reinoso. Este se disculpa diciendo que el caudillo araucano murió arrepentido y cristiano. La intercesión de Guacolda en favor de Reinoso permitirá que de nuevo don García se ejercite en el perdón, pero no sin antes lanzarle esta dura advertencia:

pero no por eso abono
su rigor inadvertido;
que aunque las venganzas son
disculpas del corazón,
la nobleza del poder
consistió en poderla hacer,
pero no en la ejecución.
Porque ¿qué más soberanos
hechos, más nobles y humanos
que tener siempre una vida
inferior y agradecida
a la piedad de tus manos? (vv. 2724-2735).

Caupolicán cautivo

Cabe recordar, en fin, las palabras últimas de la comedia, que resumen —en labios de Bocafría— los rasgos principales del retrato de don García Hurtado de Mendoza:

Y porque otra parte cuente
el fin espléndidamente,
en esta fin da el autor
al piadoso vencedor
y al gobernador prudente (vv. 2751-2755).

En suma, a lo largo de la comedia encontramos toda una serie de comentarios, en boca de los españoles, pero también de los propios araucanos, que subrayan esa piedad y esa prudencia (aplicadas ahora al ámbito de lo militar, como vimos antes en lo que atañía a la gobernación) de don García, que une en su persona rasgos de valor personal, saber, buen juicio, sagacidad, astucia


[1] Esta entrada forma parte del Proyecto «Autoridad y poder en el teatro del Siglo de Oro. Estrategias, géneros, imágenes en la primera globalización» del Ministerio de Economía y Competitividad del Gobierno de España (FFI2014-52007-P).

[2] También el episodio de Galvarino (el indio al que los españoles cortan las dos manos para escarmentar a los rebeldes araucanos) aparece tratado aquí de forma más breve y menos trágica que en la pieza de Lope.

[3] Cito por Gaspar de Ávila, El gobernador prudente / The Prudent Governor, ed. de Patricio Lerzundi, Lewiston / Queenston / Lampeter, The Edwin Mellen Press, 2009, con ligeros retoques en la puntuación. Para más detalles sobre la comedia, ver Carlos Mata Induráin, «Del panegírico a la hagiografía: don García Hurtado de Mendoza en El gobernador prudente de Gaspar de Ávila», Hispanófila, 171, junio de 2014, pp. 113-137.

Don García Hurtado de Mendoza en «El gobernador prudente» de Gaspar de Ávila (11)

Una última serie de elogios se añaden en la escena final de la comedia[1]. El segundo ataque de los indios, lanzado en el momento del bautizo de Guacolda, también ha fracasado. Las palabras de la araucana suponen primero un nuevo elogio de don García, luego una advertencia a Arauco para que se bautice:

Vueseñoría, señor,
vino con su gran valor
a redimir esta tierra;
y así a un mismo tiempo aquí
nos da cuidadoso a mí
el bautismo de su ley,
mayor poder a su rey
y laurel eterno a sí;
que con tan heroicos nombres,
tal sangre y tales renombres,
poco su ser aumentara
si en Chile se contentara
con hacer lo que otros hombres.
¡Ea, hijo valeroso
de aquel virrey por quien ya
el Perú vive glorioso;
a ellos, que Arauco está
de tu espada temeroso!
¡Qué bien se te echa de ver
que has heredado el vencer
de la sangre de Mendoza,
y que España en ella goza
los triunfos de su poder! (vv. 2638-2660)[2].

Se trata de una escena ticoscópica, en la que Guacolda relata cómo se rinden los araucanos y la huida de Caupolicán, al tiempo que añade esta advertencia dirigida a los suyos:

Tómate cuenta a ti mismo,
Arauco, en tu barbarismo,
que el vencimiento mayor
es el conocer tu error
con la crisma del bautismo (vv. 2666-2670).

Guacolda

La derrota araucana (el triunfo de don García) es total. Colocolo dice que Arauco se entrega y queda domado, y don García, en su respuesta, de nuevo da muestras de que sabrá perdonar piadoso:

COLOCOLO.- Domado Arauco te ruega
que, pues a tus pies rendido
ya tributario se entrega,
que lo perdones vencido.

DON GARCÍA.- Nunca mi piedad se niega,
que aunque el seros generoso
parezca en algo dañoso,
solo quiero parecer
riguroso hasta vencer,
y en venciendo, ser piadoso.
El verdadero triunfar
es poder y no matar;
y así me hace insistir
animoso en el rendir
la gloria del perdonar.

COLOCOLO.- Nueve victorias te han dado
verde laurel, y has poblado
diez ciudades, persuadiendo,
peleando y corrigiendo.

DON GARCÍA.- Está el mundo admirado;
libre estáis.

COLOCOLO.- Y obediente
te humilla Arauco la frente;
y que eres, dirá, señor,
el piadoso vencedor
y el gobernador prudente (vv. 2671-2695).


[1] Esta entrada forma parte del Proyecto «Autoridad y poder en el teatro del Siglo de Oro. Estrategias, géneros, imágenes en la primera globalización» del Ministerio de Economía y Competitividad del Gobierno de España (FFI2014-52007-P).

[2] Cito por Gaspar de Ávila, El gobernador prudente / The Prudent Governor, ed. de Patricio Lerzundi, Lewiston / Queenston / Lampeter, The Edwin Mellen Press, 2009, con ligeros retoques en la puntuación. Para más detalles sobre la comedia, ver Carlos Mata Induráin, «Del panegírico a la hagiografía: don García Hurtado de Mendoza en El gobernador prudente de Gaspar de Ávila», Hispanófila, 171, junio de 2014, pp. 113-137.

Don García Hurtado de Mendoza en «El gobernador prudente» de Gaspar de Ávila (10)

En otro orden de cosas[1], don García da muestras de su valor peleando personalmente contra los indios, aunque sean 30.000 los reunidos para atacarles (ver los vv. 1835-1846)[2]. Tucapel, abatido, anunciará que los suyos huyen heridos «del rayo de don García» (v. 1926). Efectivamente, la falsa embajada de paz que llevara Colocolo no ha engañado al gobernador, sino que han sido ellos los engañados por su astucia. A diferencia de lo que sucedió al vencer a Valdivia, Caupolicán se muestra sorprendido del valor de los españoles:

¿Cómo es, decid, vuestro acero,
cristianos, tan diferente
de los que maté primero?
¿Cómo con tan poca gente
hacéis estrago tan fiero?
¿Adónde estás, don García? (vv. 1974-1979).

Guerreros mapuches

Y a continuación, desafía a don García: en un rasgo caballeresco, le propone que la guerra se reduzca a un combate personal entre ellos dos. Don García acepta, pero le pide que se quite la corona que lleva (se la dio su compañera Fresa, y a ella Eponamón), pues la corona de Arauco pertenece al rey de España y no puede consentir «esa injusta tiranía» (v. 1997) de verla puesta sobre otra cabeza. Tras mantener una discusión sobre las causas de la conquista (en próximas entradas volveré sobre esto), don García hace huir al capitán de Arauco, hecho que comentan don Luis y don Felipe. Al valor se suman en este momento nuevos rasgos de prudencia: es mejor que Caupolicán huya, afirma el gobernador, porque de esa manera muestra a todos los indios que siente temor, y eso es preferible a tenerlo vencido y preso en su poder[3]. Don Felipe insiste en su idea de seguir el alcance, persiguiendo a los araucanos que huyen, pero don García se opone: los indios son muchos y ellos pocos; es mejor dejarlos ir. De nuevo, por tanto, da muestras de ser un capitán prudente:

DON GARCÍA.- Cuando hay fuerza de poder
se ha de seguir la victoria,
pero cuando viene a ser
con ardid, la mayor gloria
es no volverla a perder.
Ya los indios rebelados
han visto a sus defensores
huir y, desengañados,
han de volver inferiores,
y en su culpa escarmentados.

DON LUIS.- Discurre Vueseñoría
en todo como prudente (vv. 2038-2049).

Más adelante, Caupolicán disculpará la cobardía de otros, ahora que él ha probado también la «valiente espada» (v. 2290) de don García. Y se pregunta sorprendido: «¿En tal edad tanto brío?» (v. 2291). En opinión de Rengo, a don García, pese a su juventud, le obedecen los cuatro elementos; y Tucapel señala que el capitán español aúna en su persona la prudencia y el saber con la valentía, confirmando la caracterización que se viene ofreciendo de don García:

RENGO.- Vengarse a voces querría:
quíteme él a don García
de entre ellos, y verá llanos
en mi rigor sus intentos;
pero ¿qué he de hacer si vienen
templados cuatro elementos
en su juventud y tienen
cobardes mis movimientos?
El aire le obedeció
en el mar cuando pasó
hasta nuestra tierra; y luego
en sus venas todo el fuego
de la esfera se infundió.

TUCAPEL.- Si no toca a recoger,
era fuerza el revolver
cuando el socorro venía:
¿no bastaba valentía,
sino prudencia y saber? (vv. 2303-2320).

Además Caupolicán se queja de Colocolo, quien se disculpa reconociendo que le engañó la prudencia de don García, pese a ser tan mozo. El caudillo araucano dice que intentarán sorprender a los españoles mientras se preparan para celebrar el bautizo de Guacolda, pero Colocolo se teme lo peor:

Ruego al Sol que no volvamos
deshechos de la emboscada,
con la intención castigada,
que es astuto y valeroso
y ha de vivir cuidadoso
de no descuidarse en nada (vv. 2355-2360).

Y más adelante, en el momento previo al ataque, Colocolo reconoce de nuevo que don García lo engañó antes y que siempre está prevenido: «Después que a mí me engañó, / no me atrevo a pensar yo / que ha de descuidarse en nada» (vv. 2576-2578). En efecto, al ver que los españoles están armados (pensaban sorprenderlos descuidados, con motivo de la fiesta), Colocolo aconseja la retirada, insistiendo una vez más en lo «prudente y advertido» que es don García:

que deste hombre solo siento,
según en cualquiera intento
es prudente y advertido,
que trae a su Dios metido
en su mismo entendimiento (vv. 2616-2620).


[1] Esta entrada forma parte del Proyecto «Autoridad y poder en el teatro del Siglo de Oro. Estrategias, géneros, imágenes en la primera globalización» del Ministerio de Economía y Competitividad del Gobierno de España (FFI2014-52007-P).

[2] Cito por Gaspar de Ávila, El gobernador prudente / The Prudent Governor, ed. de Patricio Lerzundi, Lewiston / Queenston / Lampeter, The Edwin Mellen Press, 2009, con ligeros retoques en la puntuación. Para más detalles sobre la comedia, ver Carlos Mata Induráin, «Del panegírico a la hagiografía: don García Hurtado de Mendoza en El gobernador prudente de Gaspar de Ávila», Hispanófila, 171, junio de 2014, pp. 113-137.

[3] Y, en efecto, así sucede: los indios rebelados han visto huir a sus valedores araucanos y quedan desengañados.